viernes

Esperar al cielo

Soy de los afortunados que ahora no  padecen cortes de luz, aunque los he padecido otros veranos. En mi casa todo funciona, al menos hasta ahora.  Es mucho, parece privilegio,  en la ciudad de la furia  que es Buenos Aires.  Recuerda a algunas películas  futuristas en las cuales se pinta negro el porvenir, colapsado, destruido, impiadoso.  La ciudad agobiada por la temperatura, lo está también por el abandono total  de los Sin Luz   por parte de los políticos.  Se han desentendido de actuar  de cualquier manera práctica, y  los bloques K y PRO de la Legislatura no han dado quórum para tratar la emergencia eléctrica en una sesión especial pedida por legisladores del FIT y acompañada por Verde Alameda y MST.  Pero seguramente están maquinando qué hacer con Edesur y con  Edenor que a estas alturas pesan como vacas upa o queman como papas calientes. No es difícil imaginar  las alternativas: un tarifazo en regla, con el argumento de que entonces sí les será posible invertir en infraestructura eléctrica, o estatizarlas, dando una vuelta campana luego de las privatizaciones  noventistas, y cumpliendo la regla de que el Estado privatiza empresas cuando son rentables y las estatiza cuando dejan de serlo. ¿No?

Mientras, doña Edesur y doña Edenor  son un modelo de corte de  rostro. Se lavan olímpicamente las manos operando con  la ausencia por lo cual  no hemos tenido el gusto de ver a algún responsable ofrecer algo: una disculpa, una explicación, una perspectiva, un plazo, un teléfono donde atiendan humanos, unas cuadrillas que además de número suficiente no estén tan lamentablemente tercerizadas. Y no hay ningún plan para una emergencia de este tipo.  No hay nada. Es impresionante la resolución  eléctrico-política para abandonar a los Sin Luz.

¿Y qué se podría hacer  en la  emergencia además de  bailar la desesperada danza de la lluvia que clama al cielo por agua en cada corte de calles?  Algunas ideas fueron planteadas en los proyectos que no tuvieron sesión: eliminar el gasto energético innecesario, como el de marquesinas y carteles, y la iluminación inútil de edificios, y ¡oh!, la de los shoppings, que el lunes 23 festejaron el aquelarre consumista de la Noche de los Shoppings  a toda luz hasta las cuatro de la madrugada mientras innumerables vecinos ya llevaban días sin energía; contratar técnicos electricistas  para aumentar las cuadrillas, contratar equipos electrógenos por comunas y organizar su instalación, entre otros puntos.  ¿Y qué más?

Charlo con  el encargado de mi edificio. Él dice, pensando en el agua: somos 95 mil encargados en Buenos Aires, que manejamos las bombas y los tanques de agua; podrían convocarnos a través  del sindicato para organizar asistencia entre edificios: el que puede llenar su tanque de agua porque tiene electricidad que cargue por medio de algún tubo o caño el tanque del edificio de al lado;  o que convoquen a los bomberos a llevar agua en sus carros.  O que llamen al ejército a que se ponga a trabajar.  Y  no hay  duda que habría muchas cosas que se podrían hacer  en la emergencia, pero no hay ningún plan y no hay ningún responsable interesado en hacer algo. Lo que ha surgido son incontables iniciativas solidarias, de vecinos que se prestan ayuda, como ya ha ocurrido en otras circunstancias. Y bronca en las calles,  que  milagrosamente se contiene todavía  en protestas respetuosas y no se ha desatado  con furia  contra edificios o personas.



Y lo demás es esperar al cielo. 

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Sí, esperar al cielo bailando la danza de la lluvia porque si esperamos a doña Edesur y a dona Edenor y a sus amigos políticos estamos fritos (literalmente, fritos sobre el asfalto)

Gabriela Sueldo dijo...

yo no escuche ninguna explicacion coherente de por que pasa esto, le hechan la culpa a la ola de calor, a que se construyeron muchos edificios , a que los usuarios no le avisan a las empresas q se compraron un aire acondicionado nuevo..pelotudes como esas. Yo creo q el problema es que las empresas siempre abaraton costos y EL ESTADO NUNCA CONTROLA NADA, ahora si el estado es incapaz de controlar a las empresas, sera capaz de retomar su control y administrarlas?

Publicar un comentario